EL BOMBARDEO DE CHIVA DEL 3 DE DICIEMBRE DE 1938.
UN MODELO DE ANÁLISIS.


JOSÉ MANUEL ALONSO PLAZA

Licenciado en Filosofía y Letras
Esp. Historia Contemporánea.

El autor analiza el bombardeo de Chiva en diciembre de 1938 como un modelo de los ataques a poblaciones civiles durante la guerra de España. Partiendo de una exhaustiva información sobre el hecho, trata de probar que, pese a la definición de unos hipotéticos objetivos militares, la finalidad última de estos ataques es socavar la moral de la población civil y sembrar en ella la semilla del miedo, que será explotado tras la victoria franquista como un instrumento de represión y de persuasión para el encuadramiento de la población en las estructuras sociopolíticas el Régimen.

 

Hacia finales de 1938, la República se encuentra en una posición muy precaria. La ofensiva del Ebro ha sido detenida y sus pérdidas en material y efectivos humanos han sido terribles y, lo que es peor, son dificilmente reemplazables. En el plano internacional, la situación es todavía más complicada. A finales de septiembre, Francia y Gran Bretaña han llegado a un acuerdo en Munich con Alemania e Italia. El pacto de Munich trataba de satisfacer las ambiciones expansionistas de Alemania a cambio de una hipotética promesa de paz. En aras de dicha promesa, franceses y británicos no dudan en sacrificar Checoslovaquia y también la República Española. A partir de este momento, la frontera francesa quedará cerrada y los envíos de material bélico, bloqueados.

En el bando faccioso1 se contemplan diversas alternativas. Franco, obcecado con vencer la resistencia de Madrid, y estimando que ésta es la forma más rápida de terminar la guerra, es partidario de lanzar una nueva ofensiva sobre la capital. Pero no es ésta la opinión de sus asesores militares y, sobre todo, de los altos mandos italianos. En la mente de estos últimos está el estrepitoso fracaso de la batalla de Guadalajara y son conscientes además de que el general Miaja ha aprovechado el periodo de relativa calma en su sector para consolidar y mejorar las defensas de Madrid. Por el contrario, las tropas republicanas en Cataluña han sufrido el tremendo desgaste de la batalla del Ebro y no parecen en condiciones de oponer resistencia a un ataque bien organizado. Finalmente, será esta opinión será la que se imponga y el 10 de diciembre las tropas rebeldes lanzarán una gran ofensiva sobre Cataluña.

En el sector de Levante reina una relativa tranquilidad. Desde que en junio del 38 Franco lanzase una formidable ofensiva con la intención de tomar Valencia2 y ésta fuese detenida y rechazada por el Ejército de Levante en la línea Viver-Segorbe durante los últimos días de julio, no se han producido acontecimientos bélicos de importancia. Las acciones militares de los facciosos tienen como objetivo bloquear el tráfico marítimo y dificultar las comunicaciones terrestres con la meseta. Para ello lanzarán frecuentes ataques aéreos contra el puerto de Valencia y, a partir de noviembre, bombardearán también diversas localidades del interior, siempre desde la base aero-naval de Mallorca.

En este contexto se produce el bombardeo de Chiva el sábado tres de diciembre de 1938. El parte de guerra correspondiente al día siguiente dice así:

"PARTE DE GUERRA DEL DOMINGO
EJÉRCITO DE TIERRA

La actividad operativa registrada en los distintos frentes careció de importancia.

AVIACIÓN

En la jornada de Ayer fueron intensamente bombardeados por la aviación de los invasores las poblaciones civiles de Chiva y Buñol (Valencia), causando víctimas, la mayor parte mujeres y niños.

Nuestros cazas lograron derribar en combate un Messerschmitt que protegía a los aviones de bombardeo, lanzándose en paracaídas un tripulante de nacionalidad germana que fue apresado. Durante la noche última fueron bombardeados por los aviones extranjeros Mataró y Calafell.

Hoy, los aparatos italogermanos han agredido Barcelona y Valencia, siendo perseguidos y repetidamente ametrallados por los cazas republicanos."

 

La noticia es recogida en la prensa valenciana el martes 6 de diciembre con titulares como "Los bombardeos de la aviación extranjera sobre Valencia" o "Emocionantes combates aéreos sobre el cielo de Valencia" El contenido es casi idéntico en todos los casos, puesto que la censura de prensa condiciona cualquier noticia, tanto más si es de contenido militar.

La mañana del sábado 3 de diciembre, una escuadrilla de cuarenta aviones, formada por bombarderos italianos tipo Savoia 79 y cazas de protección alemanes tipo Messerschmitt 109 salió de su base en Mallorca con la misión de bombardear las localidades de Buñol, Chiva y Cheste. Tras cumplir sus objetivos en Buñol y Chiva, fueron interceptados por las escuadrillas de cazas gubernamentales que lograron derribar un aparato, un Messerschmitt cuyo piloto consiguió saltar en paracaídas, siendo capturado posteriormente. De salida, los aviones facciosos bombardearon Villar del Arzobispo.

Mallorca es un enclave fundamental para el dominio del Mediterráneo. Los facciosos lo controlaron en julio de 1936 y se convirtió en una importante base aérea y naval desde la que dificultaron, hasta prácticamente llegar a impedirlo, el tráfico marítimo hacia los puertos republicanos y desde la que bombardearon reiteradamente las ciudades de la franja costera y las posiciones republicanas en el Mediterráneo.3

Las fuerzas aéreas estacionadas en Mallorca a finales de 1938 son muy diversas. El contingente más importante es la Aviación Legionaria, fuerzas italianas bajo las órdenes directas de los mandos militares fascistas. El interés italiano por Mallorca es grande, hasta tal punto que las veleidades expansionistas de Mussolini le llevan a considerar la idea de anexionar la isla al imperio italiano. La Aviación Legionaria está formada por 15 cazas, 27 bombarderos, 15 de ellos Savoia 79, y 22 hidroaviones.

Las fuerzas aéreas alemanas pertenecen a la famosa Legión Cóndor, son más escasas y están mucho menos integradas entre la población. Mir las cifran en apenas 150 personas. El contingente aéreo alemán está compuesto por una escuadrilla de cazas y otra de hidroaviones, con su dotación completa en pilotos y personal de tierra.

El ejército franquista fue aumentado paulatinamente sus aparatos estacionados en Mallorca. Franco colocó al mando a su hermano Ramón, el mismo que había participado activamente en la intentona republicana de Cuatro Vientos en diciembre del 30. Con graves problemas entre sus subordinados y falto de autoridad debido a su pasado radical, murió en extrañas circunstancias en octubre de 1938. Contarán los facciosos con cazas y bombarderos, pero los contingentes más numerosos y efectivos son sus escuadrillas de hidroaviones.

Por lo que hace referencia a los aparatos que componen las escuadrillas que bombardean Buñol, Cheste y Villar del Arzobispo, el Savoia 79 es un bombardero trimotor, muy rápido, capaz de superar ampliamente los 300 Km. por hora, y muy eficaz en este tipo de misiones. Su velocidad le hace muy poco vulnerable a las acciones de intercepción de los cazas republicanos, como lo prueba el escaso número de aviones de este tipo derribados durante la guerra4 Chiva tiene el fúnebre honor de compartir con Guernika la experiencia de los terribles efectos de las bombas de los Savoia 79. Tres de estos aparatos participaron en el bombardeo que arrasó la capital vasca el 26 de abril de 1937.

El Messerschmitt 109 C es un excelente ejemplo del papel jugado por la guerra de España como banco de pruebas del armamento alemán, y también italiano, que después será utilizado en la guerra mundial. Se utilizaron en España tres versiones distintas, A, B, C, de este caza alemán; las dos primeras presentaron notables deficiencias, que fueron subsanadas en un tercer modelo, el C, mucho más efectivo, aunque vulnerable ante los cazas republicanos, los famosos "chatos" y "moscas". Así lo prueba el hecho de uno de ellos fuera derribado en la acción que estamos estudiando.5 Pero no sólo el material bélico es objeto de pruebas en nuestra guerra civil; también las tácticas militares. Mientras los combates aéreos se libran según el principio de "todos contra todos", los pilotos de los Messerschmitt 109 comienzan a practicar en combate tácticas de apoyo por parejas, e incluso en grupos de cuatro.

La participación de los Savoia 79 y los Messerschmitt 109 justifica pues el término "aviación extranjera" utilizado en el parte de guerra. La mañana del día tres de diciembre amanece nublada, según las informaciones de prensa. Los cuarenta aparatos italianos y alemanes vuelan desde Mallorca hasta Buñol, bombardeando esta localidad. Posteriormente, se dirigen a Chiva, dividiéndose en al menos dos escuadrillas que atacan el pueblo, penetrando por ambos lados de la colina del Castillo. Un expediente inédito y no catalogado del año 1939 descubierto en el Ayuntamiento de Chiva (o en sus cercanías??)6 recoge las peticiones de indemnización de los vecinos afectados por el bombardeo. Con ellas he podido elaborar un plano en el que quedan recogidos los lugares donde he constatado la explosión de bombas.

Analizando el plano en cuestión, podemos definir hasta cuatro objetivos fundamentales para la actuación de los bombarderos facciosos:

- El acuartelamiento y el puesto de mando del primer batallón de la 116 Brigada Mixta, estacionada en Chiva, y establecido en la C/ Maestro Pascual Piquer

- Un supuesto polvorín o depósito de armas, sito en la mina del barrio de San Isidro.

- Otro, ubicado en un alfar de las afueras de la localidad. En esta zona sólo he constatado la caída de tres bombas, según los escritos de personas que reclaman daños en sus pajares y el dueño de la alfarería, pero varias personas consultadas recuerdan diversas explosiones en esta zona.

- La estación de ferrocarril. Existe un expediente sin catalogar en el Ayuntamiento de Chiva sobre las gestiones solicitando la instalación de alumbrado eléctrico en la estación. En él se hace referencia a su bombardeo por la aviación en 1938.

Además de estos cuatro objetivos, diversas bombas fueron lanzadas indiscriminadamente sobre la población, presumiblemente arrojadas por los bombarderos en su salida. Por otra parte, los dos primeros objetivos se hallan en zonas muy populosas de la localidad y es en ellas donde se producen mayor número de bajas y destrucciones de bienes pertenecientes a civiles.

Los cuatro objetivos definidos son obviamente objetivos militares. Un puesto de mando, un acuartelamiento, supuestos depósitos de explosivos y armamento y una estación de ferrocarril han de ser considerados como tales. Pero otra cuestión es si estos objetivos hacen de Chiva, de su casco urbano, un objetivo militar.

Los resultados del bombardeo del tres de agosto en Chiva fueron varios muertos, un número indeterminado de soldados que mueren en el acuartelamiento, sin poder precisar el número de víctimas, dos mujeres y una niña de tres años7; un número de heridos difícil de definir; más de 30 casas destruidas total o parcialmente, 40 edificaciones dañadas; en total, daños por un valor de 130.000 pts. Y varias muertes.

Todo ello para bombardear al acuartelamiento de un pequeño contingente militar en la retaguardia y unos depósitos de armas y munición a más de 400 kilómetros de los frentes activos. Y cuando se produce este bombardeo, el alto mando franquista ya ha decidido pasar a la ofensiva en Cataluña, acción que comenzará apenas unos días después. Parece evidente pues que la finalidad de este tipo de acciones es otra.

Desde los últimos días de mayo se han recrudecido los ataques contra objetivos urbanos que han causado numerosísimas muertes entre la población civil de Barcelona, Valencia o Alicante, además de en otras ciudades costeras mediterráneas.8 Las protestas irán en aumento, tanto por parte de las autoridades republicanas como por dirigentes de diversas potencias europeas. Fue el propio Franco quien dio la orden de proceder a estos bombardeos, tal como afirma en una entrevista concedida al corresponsal del diario inglés "Times" y reproducida en ABC de Sevilla el 28 de junio:

 

"...- En cuanto al bombardeo de las poblaciones civiles por la aviación nacional , que es otro aspecto de la campaña...

- El bombardeo de las poblaciones civiles por nuestros aviones- lo afirmo rotundamente- no existe. Se bombardean tan sólo objetivos de carácter militar. Es cierto que se producen bajas entre la población no combatiente. Son muy de lamentar. Pero el Gobierno rojo, lejos de evitarlas, las procura situando aquellos objetivos militares en zonas ocupadas por la población civil. Después de todo, el gobierno rojo necesita y desea esas víctimas para su propaganda.

(...)- ¿Ve V.E. solución a este otro problema de los bombardeos a poblaciones civiles?

- También la tiene: separar los objetivos militares de las poblaciones civiles o evacuar la población civil de aquellos lugares en que exista un objetivo militar. La eficacia de esta solución radica enteramente en la definición de los objetivos militares, en lo que estamos todos de acuerdo y en la admisión de agentes neutrales que garanticen la no existencia de tales objetivos."9

 

Analícense estas afirmaciones en función de bombardeos como el de Chiva. Objetivos militares como los anteriormente citados no son, es evidente, causa suficiente para justificar ataques cuyas consecuencias recaen directamente sobre la población civil.

Sobre estas bases podemos afirmar sin lugar a dudas que bombardeos como el que estamos estudiando tienen como objetivo fundamental socavar la moral de la población civil en la zona republicana, contribuyendo así a un derrotismo que busca acelerar el derrumbe republicano.

Además, acciones como el bombardeo de Chiva provocan una muesca, una marca en la memoria colectiva. Dejan patente cuál es la intención y el talante de los futuros vencedores para con la población de la zona republicana. Y siembran el miedo entre la población civil. Un miedo que será explotado más tarde por el bando vencedor como un medio eficaz de represión, como inhibidor de cualquier tipo de actuación contra el régimen y como instigador de la adhesión a las principales instituciones de encuadramiento político e ideológico de la dictadura.

CITAS:


1 Utilizaré a lo largo del artículo los términos "faccioso" o "rebelde" para referirme al bando vencedor en la guerra civil. Es mi opinión que no se debe aceptar la terminología adoptada por la propaganda y la historiografía franquista para consigo mismos. El término "nacional" resulta forzosamente equívoco; "faccioso", haciendo referencia al carácter de facción o sector del ejército y la sociedad que se rebela contra el poder legal republicano, o "rebelde" utilizado en el mismo sentido, me parecen más correctos. También el término "franquista", desde que el 1 de octubre de 1936 Franco se hace con el mando único en el ejército y el gobierno de la zona sublevada. Desecho por supuesto términos como "Caudillo" o "Generalísimo" por similares obvias razones. "General" a secas o "Dictador", a partir de la legislación elaborada por el gobierno de Burgos, son, creo, los términos adecuados.

2 Con el fin de conquistar Valencia, Franco dispone un ejército de 19 divisiones y dos brigadas de caballería (unos 130,000 hombres), apoyados por 600 piezas de artillería y 400 aviones. Entre estas fuerzas estaba el cuerpo de ejército italiano del General Berti, que disponía de batallones de carros, dos batallones motorizados y numerosas piezas artilleras.

3 Sobre el papel de Mallorca en la guerra civil existe un interesante artículo de Gregori MIR: "Mallorca, base aeronaval", en el tomo 21 de La Guerra Civil, colección editada por Historia 16 entre 1986-88.

4 Los mandos italianos reconocen tan sólo cuatro derribos. Sobre estos temas destacan las obras de Jesús SALAS LARRAZÁBAL, de las que encontramos un excelente resumen titulado "La aviación en la guerra", en el tomo 19 de La Guerra Civil, colección editada por Historia 16. Su obra clave sobre la aviación en la guerra civil es "Las guerra de España desde el aire", Barcelona, Ariel 1969. También en "Intervención extranjera en la guerra de España", Madrid, Editora Nacional, 1974, proporciona abundante información sobre el tema.

5 Las noticias de prensa dan cuenta de la captura del piloto alemán, que se lanzó en paracaídas tras ser derribado por los cazas republicanos. En contra de algunas versiones populares que hablan de la muerte del piloto, los periódicos del día 6 de diciembre refieren su internamiento en un hospital e incluso publican algunas declaraciones suyas.

6 Este documento, así como algunos otros de singular interés aparecieron en un montón destinado a ser destruído; tan sólo la rápida actuación de algunas personas y su sensibilidad con respecto a la importancia de la reconstrucción del pasado ha permitido la recuperación de tan valiosa documentación que sin duda tan sólo por distracción ha estado ha punto de ser quemada.

7 Son datos del libro de registro de defunciones y del libro registro del cementerio, para cuya obtención he contado con la inestimable ayuda del funcionario municipal encargado de estos asuntos. La referencia que hace el parte de guerra a la muerte de mujeres y niños en los bombardeos no es, contra lo que pueda parecer, una fórmula habitual y demagógica. En el libro dirigido por Gabriel JACKSON, "La guerra civil española. Antología de los principales cronistas de guerra americanos en España.", Barcelona,, ed. Icaria, 1978, el periodista L. Hebert Matthews nos da una explicación al relatarnos los resultados de un bombardeo en Madrid:

"¿A qué se debe esto - pregunté a un guardia tras el bombardeo de 20 de enero - que todos los muertos de hoy fueran mujeres y niños?
Era algo que frecuentemente me tenía confundido en los últimos dos meses. Aunque las víctimas no siempre eran mujeres y niños, como mínimo siempre eran mucho más numerosas que los hombres.
Entonces me explicó lo que había visto con sus propios ojos aquella mañana. Los bombarderos salieron rugiendo de la niebla justamente diez minutos antes del momento fatal en que soltaron los proyectiles. No había tiempo que perder, no había tiempo ni para correr a un refugio. En un caso así sólo se puede hacer una cosa - tirarse al suelo boca abajo y poner las manos detrás de la cabeza. Si explota una bomba, a menos que aterrice encima de ti, o muy cerca, es muy posible que escape, si haces esto.
Aquella mañana estaba muy claro lo que había que hacer y cuando los hombres se estiraron en el suelo sobraban unos segundos. No pasó lo mismo con las mujeres y los niños. Los últimos, como es lógico, no sabían lo que se hacían. Para ellos sólo existía una ley universal: horrorizados corrieron hacia sus madres, y si no, permanecieron quietos con los ojos muy abiertos, paralizados por el pánico. Las madres españolas no son distintas que las demás, Fue en sus hijos en quien pensaron, no en sí mismas. Y se precipitaron hacia ellos, ciega instintivamente, como si el seno de una madre fuera alguna protección contra bombas de cien kilos.
Pasaron los diez segundos. Quince muertos, dieciséis heridos- ¡todos ellos mujeres y niños!"(pags. 64-65)
Otros testimonios sobre bombardeos aéreos pueden encontrarse en la obra de Ronald FRASER: "Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Historia oral de la guerra civil", Barcelona, Grijalbo, 1979.

8 V. TUÑON DE LARA, Manuel: "La crisis del Estado: Dictadura, República, Guerra (1923-1939), Tomo IX de la Historia de España, Barcelona, Labor, 1982, pag. 459

9 "Palabras del Caudillo", Ediciones Fe, 1939, pags. 248-9